CHDS realiza curso NationLab en la Ciudad de México
Thin Generic WJPC Masthead
19 Nov 2012
Compartir
Compartir
Compartir

Durante la semana del 5 de noviembre, la CHDS llevó a cabo su ejercicio NationLab en Ciudad de México, junto con su institución asociada mexicana, el Centro de Estudios Superiores Navales (CESNAV). El evento fue un juego de guerra interactivo a nivel estratégico, diseñado para proporcionar un aprendizaje práctico en la formulación de la política nacional, y la formulación y adaptación de la estrategia en la lucha regional compartida contra la delincuencia organizada transnacional, incluyendo la coordinación entre los países y los ministerios gubernamentales.

El ejercicio fue el quinto realizado entre CHDS y sus homólogos mexicanos, y el cuarto celebrado con el CESNAV. En él participaron más de 150 personas de cuatro países: México, Estados Unidos, Canadá y Guatemala, lo que lo convierte en el mayor evento multinacional de NationLab realizado en México hasta la fecha. En el evento estuvieron presentes múltiples líderes de alto nivel, entre ellos el Secretario de Marina de México, Almirante Mariano Francisco Saynez Mendoza; el Director de Estrategia, Política y Planes del Comando Norte de los Estados Unidos (N-NC/J5), General de División Francis G. Mahon; el Jefe del CESNAV, Almirante Carlos Federico Quinto Guillén; y el Director del CHDS, Dr. Richard D. Downie, así como personal de múltiples ministerios del gobierno federal mexicano y almirantes representantes de los comandos regionales y de área de México.

El evento aprovechó la metodología de la “dinámica de sistemas” para representar la delincuencia organizada transnacional como un problema complejo y multidimensional, con el fin de generar y evaluar soluciones coordinadas a nivel internacional y de todo el gobierno; incluyó tanto el uso de “diagramas de influencia” en la formulación de políticas nacionales y sectoriales apropiadas, como el uso de programas informáticos de simulación basados en la dinámica de sistemas para traducir en resultados las medidas adoptadas por los participantes. Aunque se centró en la coordinación a nivel estratégico, el ejercicio también incluyó algunas actividades a nivel operativo, diseñadas para enseñar la toma de decisiones y la coordinación internacional e interinstitucional bajo la doble presión del tiempo y la incertidumbre.

El juego fue bien recibido por los participantes como ejemplo del compromiso de Estados Unidos de trabajar con México y sus otros socios regionales en un entorno de respeto profesional en la lucha compartida contra la delincuencia organizada transnacional y otros retos a los que se enfrenta colectivamente la región.